#Reflexiones

Al observar con detenimiento el mundo real, pocas cosas se manifiestan más seguras que la propia incertidumbre. En tales circunstancias, y citando al Merlín de T. H. White, sólo hay una cosa posible: aprender. Aprender por qué se mueve el mundo y lo que hace que se mueva. Lo único que la inteligencia no puede agotar, ni alienar, que nunca la tortura, que nunca le inspirará miedo ni desconfianza y que nunca soñará con lamentar, de la que nunca se arrepentirá.


39 artículos